La decoración de nuestro restaurante

Un buen restaurante tiene que ser capaz de despertar todos los sentidos de los comensales; la calidad de la comida despierta su sentido del gusto, los deliciosos olores flotando en el aire despiertan su sentido del olfato, pero muchas veces los restaurantes fracasamos en despertar los sentidos más primarios, cuando un cliente entra y echa un vistazo a su alrededor para ver que tipo de lugar es ¿qué está observando? No hay que subestimar el diseño y la decoración de nuestro restaurante, este es un hecho que desde la dirección se tenía en cuenta, pero que hasta ahora no se ha satisfecho.

Es algo real, se presta la misma atención a la comida que a la decoración del lugar, ya que apetece estar rodeado de una decoración agradable cuando se está degustando un plato de comida.

Y como en la restauración la máxima es renovarse o morir, eso es precisamente lo que hemos hecho. Hemos re-decorado nuestro restaurante para que clientes y trabajadores estén más a gusto, más cómodos y rodeados de estilo.

Hemos retirado por completo nuestro mobiliario y lo hemos sustituido por una gran variedad de asientos, una barra larga con taburetes para los clientes con prisa que necesitan un servicio rápido, varias mesas grandes con muchas sillas para las familias numerosas, y rincones más apartados para una cena intima en pareja o con amigos.
Para los asientos hemos escogido las sillas más versátiles que hay, las sillas Eames. Super cómodas y muy funcionales, lo aguantan todo. Este mismo estilo es el que hemos colocado en la barra, pero en tipo taburete con las patas más largas.

El problema no ha sido un problema ya que las sillas Eames están disponibles en una gran variedad de colores. Es francamente, el mejor estilo que podíamos poner en nuestro restaurante.

Las mesas en diferentes tamaños también son muy resistentes y están fabricadas con maderas de calidad, como el haya o el roble.

La decoración de las paredes está acorde con el resto del mobiliario y los colores predominantes son los pastel.

Además del mobiliario, también hemos renovado nuestra iluminación. La luz natural que entra por nuestras ventanas no es suficiente, no queremos que nuestro restaurante parezca una funeraria, por eso hemos hecho que el entorno sea más acogedor con la incorporación de lámparas de LED lo suficientemente brillantes para que se pueda leer la carta o el periódico, pero que no sean deslumbrantes.

Y no puede faltar la vela en cada mesa que le da un toque intimo.

Hemos dividido alguna mesa del resto para crear espacios más reservados con menos ruido y más privacidad.
Y todo lo hamos hecho para tu comodidad, porque nos importas, porque queremos que vuelvas pronto.

Menú barbacoa en restaurante.

Pedro el cavernícola iba de camino a su cueva cuando vio que un gran rayo cayo sobre un árbol cercano, así que se acerco a investigar.

Vio que del gran árbol salian llamas, pero él no sabia lo que eran, pero en cuanto se acerco descubrio que estaban muy calientes. Mientras estaba allí de pie mirando al fuego, un cerdo salvaje salió corriendo de la nada dirigiendose directamente hacia las llamas. Finalmente el cerdo se quemó y se desplomó justo enfrente de Pedro, y así es como el cavernícola experimento el olor a barbacoa por primera vez. Pensó que la carne olía muy bien ¿porqué no cortar un pedazo y probarlo? Sacó su cuchillo de piedra y cortó un trozo de cerdo, la carne estaba muy caliente, así que espero unos minutos y lo intentó de nuevo, esta vez no pudo parar de comer.

Luego dio a probar la carne a sus compañeros y a todos les encantó. Hoy en día, el descubrimiento del cavernícola Pedro sigue vigente, pero con un nombre diferente: barbacoa.

La barbacoa no es nada nuevo, pero para nosotros sí.
Hemos incorporado en nuestro restaurante un espacio de barbacoa para que todos los amantes de la carne puedan disfrutar de este tipo de cocinado.

Durante la primeras tres semanas, tras la apertura, vamos a tener un invitado de lujo: Antón, del comercio Barbacoas Express estará con nosotros durante las tardes (de 17:00 a 20:00) y enseñará a todo el que quiera cómo sacar el máximo partido a las carnes y verduras en la barbacoa.

¿Qué alimentos incluirémos? Carnes por supuesto, varios pescados incluído el atún.

Nuestros ingredientes son siempre de calidad, sólo utilizamos carne de vacuno o de cerdo certificada, pollo de corral y cordero de crianza propia. Añadimos nuestro toque especial con condimentos y especias y ahumamos la carne hasta producir un sabroso y fragante plato de carne a la barbacoa.

Las salsas son en acompañamiento perfecto para una buena carne a la parrilla, y la variedad es lo que nos caracteriza: salsa mayones, chimichurri, salsa de soja, salsa brava, salsa inglesa, y no podía faltar una buena salsa barbacoa.

¿Estas cansado de pasar horas encendiendo la barbacoa, tratando desesperadamente de cocinar las salchichas a la perfección e intentando que no se chamusque nada? Entonces deja el tema de la parrilla en buenas manos.

El secreo de nuestras carnes es el marinado anterior y la cocción lenta sobre una base de maderas fragantes.

Un pequeño toque dulce es bueno, pero sin pasarse. Añadimos algún ingrediente dulce (como zumo de frutas, azúcar, miel o melaza) al adobo o a la salsa de asar a la parrilla, añade sabor y equilibra otros sabores más potentes, pero hay que tener cuidado, porqué su exceso puede causar el quemado o ennegrecimiento de las carnes.

¿Que no te gusta la carne? Entonces te encantarán nuestras parrilladas de pescado fresco del día o de verduras ecológicas. El truco para asar las verduras y hortalizas correctamente es cortarlas en un tamaño que se adapte al tipo de barbacoa que se tenga, además se las puede marinar igual que a la carne.

El fin de las malas barbacoas ha llegado.

Ollas GM y material para la cocina de un restaurante

Pedro el cavernícola iba de camino a su cueva cuando vio que un gran rayo cayo sobre un árbol cercano, así que se acerco a investigar.

Vio que del gran árbol salian llamas, pero él no sabia lo que eran, pero en cuanto se acerco descubrio que estaban muy calientes. Mientras estaba allí de pie mirando al fuego, un cerdo salvaje salió corriendo de la nada dirigiendose directamente hacia las llamas. Finalmente el cerdo se quemó y se desplomó justo enfrente de Pedro, y así es como el cavernícola experimento el olor a barbacoa por primera vez. Pensó que la carne olía muy bien ¿porqué no cortar un pedazo y probarlo? Sacó su cuchillo de piedra y cortó un trozo de cerdo, la carne estaba muy caliente, así que espero unos minutos y lo intentó de nuevo, esta vez no pudo parar de comer.

Luego dio a probar la carne a sus compañeros y a todos les encantó. Hoy en día, el descubrimiento del cavernícola Pedro sigue vigente, pero con un nombre diferente: barbacoa.

La barbacoa no es nada nuevo, pero para nosotros sí.
Hemos incorporado en nuestro restaurante un espacio de barbacoa para que todos los amantes de la carne puedan disfrutar de este tipo de cocinado.

Durante la primeras tres semanas, tras la apertura, vamos a tener un invitado de lujo: Antón, del comercio Barbacoas Express estará con nosotros durante las tardes (de 17:00 a 20:00) y enseñará a todo el que quiera cómo sacar el máximo partido a las carnes y verduras en la barbacoa.

¿Qué alimentos incluirémos? Carnes por supuesto, varios pescados incluído el atún.

Nuestros ingredientes son siempre de calidad, sólo utilizamos carne de vacuno o de cerdo certificada, pollo de corral y cordero de crianza propia. Añadimos nuestro toque especial con condimentos y especias y ahumamos la carne hasta producir un sabroso y fragante plato de carne a la barbacoa.

Las salsas son en acompañamiento perfecto para una buena carne a la parrilla, y la variedad es lo que nos caracteriza: salsa mayones, chimichurri, salsa de soja, salsa brava, salsa inglesa, y no podía faltar una buena salsa barbacoa.

¿Estas cansado de pasar horas encendiendo la barbacoa, tratando desesperadamente de cocinar las salchichas a la perfección e intentando que no se chamusque nada? Entonces deja el tema de la parrilla en buenas manos.

El secreo de nuestras carnes es el marinado anterior y la cocción lenta sobre una base de maderas fragantes.

Un pequeño toque dulce es bueno, pero sin pasarse. Añadimos algún ingrediente dulce (como zumo de frutas, azúcar, miel o melaza) al adobo o a la salsa de asar a la parrilla, añade sabor y equilibra otros sabores más potentes, pero hay que tener cuidado, porqué su exceso puede causar el quemado o ennegrecimiento de las carnes.

¿Que no te gusta la carne? Entonces te encantarán nuestras parrilladas de pescado fresco del día o de verduras ecológicas. El truco para asar las verduras y hortalizas correctamente es cortarlas en un tamaño que se adapte al tipo de barbacoa que se tenga, además se las puede marinar igual que a la carne.

El fin de las malas barbacoas ha llegado.